Tras el final de Feria 21 comenzamos una serie de entrevistas con los participantes más destacados del proceso, que coronaron el 2020 con una premiación en el evento. Desde Mar del Plata, Iván Nieto, nos habla sobre su proyecto de torre de desinfección, de gran utilidad en tiempos como los que estamos atravesando.

"Prueba"

La situación que atraviesa el mundo a raíz de la crisis del coronavirus, puso a investigadores y científicos en carrera para obtener una vacuna. De igual modo, el contexto desafió a un sin fin de personas a buscar diferentes soluciones a cada uno de los inconvenientes que surgen producto de la pandemia. Las crisis en definitiva motorizan y fortalecen la búsqueda de iniciativas que permitan revertir esa situación. 

En esta oportunidad, la medida de aislamiento social hizo posible que se ponga en marcha un emprendimiento pensado para aplicarse durante y en la post cuarentena. Según explicó Ivan Nieto, Técnico Universitario en Gestión de Recursos Turísticos y estudiante de la Licenciatura en Informática de Universidad Siglo 21, la idea surgió en el marco de la pandemia a fin de complementar la desinfección de virus y bacterias en los ambientes.

 

En este sentido, la solución que encontraron Iván y su grupo de trabajo se orienta a satisfacer una necesidad concreta y de manera urgente.

 

Se trata de una torre de desinfección a través de la emisión de rayos ultravioletas, con la capacidad de eliminar el 99,9 por ciento de virus y bacterias. El proyecto cuenta con ciertas características únicas en diseño y seguridad y se destaca sobre todo por su capacidad de calcular el tiempo necesario de exposición con sólo brindar las medidas del espacio.

El emprendimiento obtuvo el segundo puesto en Feria 21, pero el gran aporte del proceso de emprendedorismo fue que colaboró con los marplatenses a vislumbrar la meta de la producción final del proyecto. Así lo explica Iván, quien remarcó esa particularidad en relación a todo el proceso que significó emprender durante este contexto y la experiencia de hacerlo en constante interacción con especialistas de Siglo 21:

¿Cuál considerás que fue el mayor aporte que recibieron de Feria 21 para aplicar en su emprendimiento?

A nosotros nos ayudó a ordenarnos. Hasta Feria 21 veníamos desarrollando el proyecto desde una parte teórica, técnica y estética. Pero a través de este proceso pudimos ver otros valores, considerar el desarrollo de la escalabilidad y de otros factores de mercado y entendimos que eso también era parte del éxito del producto. 

Nos enseñó que si sólo nos basamos en la parte técnica y estética no íbamos a lograr el desarrollo exitoso del producto así que en ese sentido, nos aportó mucho Feria 21.

En esta oportunidad, el formato de Feria 21 tuvo que renovarse por completo y volcarse en su totalidad a la virtualidad, ¿que te pareció esta edición?

A nosotros nos pareció genial este formato. Siglo 21 es una universidad que se caracteriza por la educación inclusiva y la educación a distancia, entonces la virtualidad nos permitió poder participar a los alumnos o egresados que no estamos en Córdoba.

Nosotros en realidad de otra forma no hubiéramos podido participar así que ojalá siga y podamos participar en más eventos como este.

¿Estuvieron en algún momento ante una difícil situación en la que se les haya cruzado por la cabeza abandonar todo? ¿Cómo lo resolvieron?

En la última etapa, la de construcción de prototipo, estuvimos a las corridas porque no llegábamos y teníamos que hacer las presentaciones para Feria 21. Creo que fue el peor momento ya que surgía un problema u otro, pero la verdad que el hecho de tener establecidas las fechas de entrega, nos empujó a llegar. Quizás de otra forma no se si hubiésemos llegado al final.

Nosotros no teníamos el proyecto completamente desarrollado. Sí teníamos la idea y la parte de la electrónica funcionando, pero el prototipo no estaba. Así que esa etapa fue bastante crítica, pero tener fechas de entrega fijas nos hizo ponernos la meta de tener el proyecto completo para ese día.

Dada la situación actual, ¿qué recomendaciones le darías a las personas que tienen una idea y están dudando de si arrancar o no con el emprendimiento?

Creo que el consejo sería que se arriesguen. El proceso de pensar, de crear y desarrollar una idea es realmente muy enriquecedor más allá del resultado final al que uno llegue. Se aprende durante todo el proceso y es algo que te hace sentir muy bien como persona ya que podés aportar algo a la sociedad.

 

La Universidad, aparte de brindarte los elementos teóricos que son necesarios, te ordena, te hace mantener la constancia y la responsabilidad y te ayuda en todo el proceso de desarrollo para tratar de minimizar los errores que uno va teniendo.

 

¿Cómo continúa el emprendimiento de ahora en más?

Estamos en un proceso de revisión del proyecto. Al mismo tiempo, hicimos otro producto un poquito más complejo, que cuenta con encendido por WiFi y con una app de celular, el cual se encuentra en la etapa de finalización y ya tenemos algunos pedidos. Comenzamos con la etapa de la producción final, listos para salir al mercado. 


Enseñamos desde el pensamiento innovador, el espíritu emprendedor y las competencias técnicas necesarias para responder a las oportunidades de negocios del futuro. Desde la experiencia, desarrollamos en cada estudiante las competencias y herramientas necesarias para encontrar soluciones innovadoras a problemas complejos que se presentan en proyectos de vida, empresariales y sociales de alto impacto.

Conocé más sobre el Modelo Academia 21

back-to-top